Archivo mensual: agosto 2006

En tu ausencia.

 
  

EN TU AUSENCIA

 

Voy a invernar en tu ausencia,

se que estas, se que estoy

se, que estamos los dos,

pero voy a invernar en tu ausencia.

Recubriré mi corazón de narcótico silencio

y ocultaré mi mirada  bajo el tul de mis pestañas,

consentiré a mis labios, enflaquecer en el pausa

y en ese plazo mis manos, habrán perdido sus alas.

Sumergiré mi sonrisa en un mar de conjeturas

embravecerán mis ganas apremiadas por la luna

y quizás cuando regreses, me hallaras en la ventana

en la que deje extendidas señales de mi esperanza.

Pero mientras tanto, en esa espera…

                                … voy a invernar en tu ausencia.

Pequeñeces

 
 
 

Calla la esfera

dos frías saetas son

brazos que acechan.

 

La luna mira

el agua la salpica

y ella suspira.

 

Baña la tierra

y alzando su perfume

brotan cosechas.

 

Mirando al cielo

se escapan los suspiros

en blanco vuelo.

 

Si lo piensas…

 Escucha!!

 Líbrame,
líbrame de esta tortura,
líbrame de tu locura,
y de caminar a oscuras
te lo pido, líbrame.
 
 Déjame,
déjame  vivir mi vida
déjame sanar la herida
no quiero seguir perdida
te lo pido, déjame.
 
 Mírame,
mírame a través del alma
mírame, plántame cara!
y devuélveme la calma
te lo pido, mírame.
 
 Llámame,
llámame si estas vació,
llámame si confundido
en las aguas de tu rio,
pensaste en mi, una vez.

Realidad o ficcion!

 

 

 

                         A veces vuelo sobre verdes campos, praderas extensas llenas de aromas florales y  salpicadas de recios bosques, planeo sobre ellas como un ave en una despejada mañana luminosa, dejándome llevar por el viento, sintiendo su caricia entre mis alas extendidas, su ulular en mis oídos, jugando con agilidad sorteando los pequeños obstáculos que pueda encontrarme, subir y bajar sin ahogo,  suspendida en el aire, soberana, sublime, inalcanzable…

                        Al final de la pradera, un rocoso acantilado esculpido por el mar, en el que se mezcla el azul profundo de su seno, con el blanco etéreo de su espuma y el pétreo gris de sus muros, colosos escarpados, custodios de la superficie.

Percibir el cambio de aromas en mis sentidos, el verde por el azul, el refrescante salitre por la ardiente tierra, el canto marino por la magia agreste, los duendes por las sirenas, los castillos por los buques, lo ficticio por lo real, mi ayer por mi hoy.

                       A veces vuelo, vuelo alto y me escapo, a veces ni siquiera estoy.

Te compartire…

          

 ¿ AMOR ?

 Cerré los ojos herido
mi alma cantaba lamentos, de los perdidos momentos
de este amor que no he vivido.
 
 Corrí entre escarpadas montañas
detrás de tu sombra huidiza, mas mi voluntad quebradiza
se me flaqueó en las entrañas.
 
 Se va descargando el lecho
que me arrastraba a tu arena, no hay olas, ni espuma, ni suena
tus voces de mar en mi pecho.
 
 La nieve que mi cuerpo envuelve
aletargando en su frió, este loco corazón mío
que entre esperanzas se pierde.

NO HAY POR QUÉS…

Tiene la cabeza

 llena de caminos.

Descansan sus ojos

a su peso vencidos.

 

Callan las palabras

que retiene en un gesto.

Evita que le lleguen

barridas por el viento.

 

Llena su silencio

de un collage de sentimientos.

Congelado el corazón

que se consume en su fuego.

A media voz

He aquí que el silencio fue integrado
por el total de la palabra humana,
y no hablar es morir entre los seres:
se hace lenguaje hasta la cabellera,
habla la boca sin mover los labios,
los ojos de repente son palabras…
…Yo tomo la palabra y la recorro
como si fuera sólo
forma humana,
me embelesan sus líneas
y navego
en cada resonancia del idioma…"

Pablo Neruda 
(Chile, 1904 -1973)