Archivo mensual: diciembre 2006

Mi fin de año.

 
 ¡FIN DE AÑO!

Retorno al silencio, no tengo nada productivo, ni siquiera interesante que decir, a veces me oculto en él para detener el sonido del mundo. Me siento quebrantada, empleada tanto que a duras penas sigo pretendiendo ser eficiente aunque en el empeño se desdibuje mi materia.

El transcurso de los días va apisonando más los minutos en torno a mi garganta, pudiera parecer un collar hilado con esferas de tiempo, pero resulta ser una cadena cuyas argollas son los segundos que desfilan amontonándose unos sobre otros pretendiendo sujetarme, aminorar mi paso, aplacar el avance.

Y en este mutismo descubro que eso es lo que deseo, menguarme, perderme… Realmente siento el peso de mis años, siento una lasitud acusada y progresiva.

El fin de un año más, el límite de otro almanaque en el que tantas cosas hay por arrinconar y tantas por perpetuar nunca me ha resultado tan abrumador como hoy.  Mi marcha es vacilante, se me adhieren los miedos que tanto me costó confinar, siento que pierdo el control y no tengo fuerza para retenerlo, el presente se desvanece bajo mis pies como el contenido de un reloj de arena, alejándose de mi hacia un lugar al que no puedo llegar…o quizás, no quiera.

Fin de año, nuevo balance, inevitables las cuentas, pero esta vez, yo quiero quedarme atrás.

 

 

Y aun así…te espero.

 
 
Entre las blancas caricias
que mi noche calmarán,
se va alejando la niebla
que me niega tu mirar,
y tras la luna está,
tu cara oculta,
que me empeño en alcanzar.
 
Cuando mis ojos los rindo
y te dejo de buscar,
todos los demás sentidos
se alzan y me hacen temblar
sintiéndote en mi piel,
en el frió tacto
que tu ausencia me ha de dar.
 
Saber que estás y no te siento
tan solo siento que no estás,
y de mis labios tu nombre
que no me puedo arrancar
y lo que duele mas,
es la condena de que siempre así será.

Feliz Navidad al mundo entero…ojalá el año que entre cumpla los deseos mas profundos e íntimos de cada uno!!

 (Traigo hasta mi rincón una felicitación hermosa de un bello lugar, y que quiero difundir, un beso a todos)

Mi deseo para estas fiestas y sobre todo el proximo año es que tengas:

Una estrella….que ilumine tu senda cuando no puedas ver lo que te aguarda.
Vientos fuertes…..que impulsen tus aspiraciones,llevandote en sus alas.
Plegarias….intensas y profundas,para desatar tus penas cuando se enredan.
Esperanza….en los momentos dificiles,y dulces recuerdos.
Rayos de sol….entre las nubes y sonrisas para convertir en risas los pesares.
Silencio….cuando no se necesitan palabras.

Todo aquello….que desvanece las penas.
Mañanas….tan vastas como el universo.
Amor….dudadero y generoso.
Un corazon feliz….cada dia,
TODO EL AÑO…..
Es es mi deseo para todos,con todo mi cariño:
CORAL (Idoia)
 

Otoño

 
 
El semblante que marca tu estado, cálido a pesar  del tiempo, colores tierra, fuerza a pesar de la falta de savia, aliento que se extingue, a pesar de su simbolismo.
Te dejas deslizar en dócil balanceo hasta ser depositada con suavidad sobre el lecho húmedo que te aguarda, cristalino, estante, recogiéndote y mostrándote el contraste de tu perfil adherida al resto de la visión…
El frió gris rodeado por la suavidad de un salpicado verdor que lo abraza, enhiestos brotes espesos que destacan sobre un paisaje marchito, apagándose por la escasez de luz, por la ausencia de caricias solares, pero aun así, lleno de vida, arrogante en su obstinación por mantenerse a pesar de las estaciones, a pesar de su vencimiento, a pesar de su destino.
Hoja perecedera a los pies de un universo que antes contemplabas desde lo alto, naturaleza, tiempo, esencia…eso somos todos, hojas perecederas empeñados en perpetuarse a pesar de todo…

Haikus ¡sin espacio, ni tiempo!

 
La niebla cubre
los campos que en mi vida
visten de otoño.
 
Abandonada
lame el mar tus heridas
mi vieja barca.
 
Ser transparente
corriente que te enreda
sobre su lecho.
 
Negro y blanco son
colores que en el mundo
viven lejanos.
 
Ya sin raíces
Entre azarosos mares
vagas errante.

Respondiendo a un juego!

 

REGLAS: 
1.- Pega la foto que tienes como fondo de pantalla en tu ordenador.
2.- Explica el por qué de esa foto.
 Lo cierto es que en cuestión de fondos, no es que sea demasiado constante, suelo variar, como el tiempo, necesito cambiar de fondo según mi estado de ánimo;suelen ser recurrentes, puesto que hay dos grandes temas como favoritos, (sin que ello no quiera decir que de vez en cuando doy una nota diferente al diseño visual) los más frecuentes son, mis niños y el mar.
Este imágen, en concreto, me recordó al color metálico de mi mar un plomizo día en el que, ya otoño, pude observarle, como tantas veces. Pero es un paisaje que me llena de paz, la calma del mar… parece tan compacto que me recuerda al mercurio de los termómetros, y mirándolo me pierdo en cada movimiento, casi como si pudiese oir su suave murmullo arrullándome.
Así que esta temporada otoñal, ha sido el que más tiempo me ha mirado nada más encender y me ha despedido al concluir. 
 
3.- Invita a algunos amigos a que sigan la cadena del juego.
Bueno, no sé bien a quien invitar, creo que ya llego tarde, así y todo invitaré al ElLobo bueno para que esto no se pierda aquí…y siempre que se aníme.
 

Para tí

 
 
          En el vértice al fin, de mi atalaya, alcanzada la inaccesible cima, apenas bagaje, apenas atavío, tan solo mis manos y pies desguarnecidos, rotas las cadenas que encerraban mis voluntades. Vuelta la cara al cielo, sin brumas, despejada, sintiendo el abrazo del viento y la caricia del sol.
          El mundo a mis pies, una nueva perspectiva, sin miedo a sobrevolar el tiempo, sin miedo a las caídas, reparada, entera… remontada por tus manos que me elevan hacia mis fantasías, que descubren día tras día el color de la primavera en cada estación, que transforman mis lágrimas en susurros, que me hablan de consuelo – todo pasará-  junto a ti.
            Y aunque la distancia hiere mi cuerpo y mis ganas, de la misma forma, tus palabras tienden puentes que disponen la tierra donde brotarán flores de pasión, donde nos enredaremos como la hiedra, donde nos perfumaremos con la esencia de las emociones, así será. Hoy, saber que me alejo, como hoja en la brisa de una nueva corriente que me desvía, no me atormenta, puedo hacerlo expectante, deseosa de observar, de experimentar, de traspasar un nuevo margen, y crecer, y proyectarme, aprendido mi lugar y el viaje de regreso. He llegado hasta aquí, ahora sé que puedo continuar… contigo.