Archivo mensual: marzo 2007

UNA VISIÓN

Rompe el día, extraña calma que precede a la tormenta
los silencios que se extienden, girando en torno a mí
me atraviesan, noto que mis pies no tocan tierra
y me siento en pie de guerra
lista para combatir.
 
Llantos, lagrimas que arrastran las creencias
desgarrando así las almas.
Rabia, que va consumiendo la confianza
en encontrar miradas llenas…
…de esperanza.
 
Dispuesta al fin a abrir caminos, antes de blandir mis armas
miro el campo de batalla en el que me he de batir
sorteando una muchedumbre renegada
que no entiende de cruzadas
solo de sobrevivir.
 
Sueños, que van enredando la cordura
acercándote al delirio.
Miedo, que se va escondiendo entre las sombras
esperando que la noche…
…sea oscura.
Anuncios

CAMBIO DE COLORES

                       Hoy he sentido el fragor del mar, tu voz, rumor de olas, envolviéndome en la languidez de esa armonía que me inunda al escucharte, y en la corriente de tu refrescante risa. El día remojado, mohíno, a tu lado se convierte en intenso, luminoso a pesar de la bruma, presentir tu proximidad cambia mi estado de ánimo, si lloro, me alientas, y si rió, ríes conmigo. Deseo mil primaveras no importa dónde, pero que siempre estés. Eternamente, infinitamente, ilimitadamente, libremente….

                       Solo unos minutos y todo puede cambiar, hasta el color del mar. 

Algo que contarte

 

          A veces es sorprendente como se puede llegar a encontrar razones de peso que avalen las teorías, o también pueden llamarse neuras, de cada uno. Para mi los Lunes son días condenados. Francamente es algo del azar, eran los primeros y les ha tocado, pero días como el de hoy, me ayudan a cimentar mi teoría y a acrecentar la hostilidad que sostengo.

          Hace viento, aunque es una jornada calurosa, ayer estábamos con la estufa, y hoy nos achicharramos con el jersey, lo cierto es que el hecho de que la primavera nos altere, en días como el corriente, se multiplica por mil.

          A pesar del vértigo del quehacer desde la mañana, en la que, una vez subidos en el tren del estrés no nos apeamos hasta pasadas las doce de la noche, he sentido mi interior torpemente lento, pesado, mi pensamiento habitualmente inquieto y locuaz se ha mantenido tan silenciado que hasta he sentido un instante de pánico ante la posibilidad de haberme quedado sorda…corregido rápidamente mi error por el estridente certamen de cláxones de un atasco.

          Son días en los que ni siquiera soy consciente de lo que observo, camino y cumplo con mis obligaciones como si ese fuese el fin último de mis días, tarea, continuar, tarea, continuar…como un autómata.

          Un instante ha detenido toda esta atmósfera, como si me sacasen a un escenario diferente, tres pequeños duendes con una vitalidad contagiosa me han hecho moverme al compás de alegres juegos y canciones, mirándome a través de sus transparentes ojos y en ellos me he visto dinámica, dispuesta, viva…por un instante he sido uno más, aceptado con tal naturalidad que era imposible no creérselo.

          Tras esos momentos, el tren vuelve a ponerse en marcha y me alejo de aquel apeadero prodigioso en el que he sentido que hoy era…cualquier otro día que no fuera Lunes y he llegado, como siempre, hasta el fin de trayecto, siendo ya las doce de la noche y deseando reclinar la cabeza sobre la almohada.

          -Ya es martes, y aun así…no puedo dejar de echarte de menos-

 

Haiku

 
 
Se duerme el día
 
y lo besa la noche
 
al amanecer.
 

Cuano te vas.

Cuando te vas,

            me dejas el silencio lleno de palabras

            para que no sienta tu ausencia;

            pero lo que tu no sabes

            es que, cuando estas conmigo,

            extraigo pequeños instantes

            que juntos compartimos,

            y distraigo tu falta

            jugando a hacer puzzles

            con cada recuerdo y así

            disfrutarte siempre… incluso cuando te vas.

M. Benedetti

NO TE SALVES

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
            no te salves
no te llenes de calma

no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios

no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
            pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana

y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
            entonces
no te quedes conmig
o

Que no se te llene la boca…

Que no se te llene la boca…

…de gritos ni de amenazas
que se te llene de dulces
y de sinceras palabras.
Que no se te llene de ira
el corazón que me dabas
que decías que era mío
mientras el mío apretabas.
Que si dices que me quieres
yo no puedo ser tu esclava,
que no puede ser amada
la persona que maltrata.
Cuán efímero el amor de quien se cree
ser el dueño de todo lo que ama
 cuando acaso después de poseído
matará para siempre su importancia,
sublimando siempre aquello que no tiene,
deseando lo que sabe que no alcanza.
También yo deseo el sol y  las estrellas
mas sé bien que nunca he de alcanzarlas.
                  

 Palmi Merino