Archivo mensual: mayo 2007

Apremio

 
APREMIO
 

Necesito del viento
que varíe mi rumbo.
Y del viento, tu aire,
impulsando mis velas.
Necesito un mar
donde ahogar mis lamentos.
Y del mar, el embate
del ondear de tus manos.
Necesito primaveras
renovando mi aliento.
Y del verde, tu savia
envolviendo mi cuerpo.
Necesito del cielo
que cobija mis sueños.
Y de tu firmamento
que los guarda en secreto.
 
Tanto te necesito
que aunque quiera ocultarlo,
son un ruego mis ojos
y plegaria mis labios.

Nada Particular

NADA PARTICULAR (Miguel Bose)
 
Vuelo herido y no sé adonde ir
con la rabia cansada de andar
me han pedido que olvide todo
en fin… nada particular
 
Otra vida y volver a empezar
No te pido una patria fugaz
Dignamente un abrazo
en fin… nada particular
 
Canta y vuela libre
como canta la paloma
 
Dame una isla en
el medio del mar
Llámala Libertad
Canta fuerte hermano

Dime que el viento no
no la hundirá

 

Que mi historia no traiga dolor
que mis manos trabajen la paz
que si muero me mates de amor
nada particular

Si puedo volverte a ver

 

Si Puedo Volverte A Ver

 Miguel Bosé y Benny Ibarra

En cuanto puede se me escapa
y de momento lo que ha sido… fue
en esta ausencia que respiro
hay algo más… y otras muchas por llover

¿Cómo aprender a estar perdido?
¿Cómo empezar a echar de menos cuando estreno corazón?
y si es mi suerte que sea fuerte,
que me queme todo entero y de una vez, ehh…

Y cuando quieras te lo escribo
sin un descanso mientras que hay una pared
en pleno cielo y por si acaso en el olvido
que me aguanto lo que muero
si puedo volverte a ver, eyehhh…..

En cuanto puede se me escapa
del aire cuelga mis suspiros.. y es
asi de simple, asi de grande
es algo que… no consigo no querer

Y no me cabe mas paciencia
estoy cansado de morderme el corazón no puedo más
si es el destino que me rompe a estas alturas
que me parta de una vez

Y cuando quieras te lo escribo
sin un descanso mientras que hay una pared
en pleno cielo y por si acaso en el olvido
que me aguanto lo que muero
si puedo volverte a ver

En cada mirada se me va
cada abrazo un laberinto que nunca deshare

Cada silencio, eternidad
en cada noche hay un secreto que me da

Y cuando quieras te lo escribo
sin un descanso mientras que hay una pared
en pleno cielo y por si acaso en el olvido
que me aguanto lo que muero
si puedo volverte a ver
si puedo volverte a ver
si puedo volverte a ver
si puedo volverte a ver
si puedo volverte a ver
si puedo volverte a ver

 

Un cactus

 
 UN CACTUS
Te he abandonado, mi pequeño rincón, me he abandonado quizás yo también, estoy abandonando todo a mi alrededor sumida en una especie de ofuscación resentida que tan solo hace que me encierre mas herméticamente si cabe en mí. Me siento oculta tan dentro de mí misma que a veces pienso me daré la vuelta a la piel y quedará mi interior expuesto y el exterior perdido.
De mal humor, parezco un perro viejo y lleno de pulgas que lo atormentan mostrándolo huraño y gruñón, enseñando los dientes cuando alguien se le acerca.
Me crece, en la percepción de esta realidad, un hiedra que me envenena con su quietud y que va apretándose en torno a mi concentrando mis ganas de gritar, de quejarme, de desahogar esta furia ante una especie de amputación de las ganas de existir como debe existirse, si es que hay una manera claramente concretada para definir la existencia. En este caso haré referencia al hecho de disfrutar del entorno, proyectando sonrisas y cantando en cada amanecer para darle a cada día su propia banda sonora.
Perder el tiempo entre juegos y locuras con los pequeños motores que tanto me revolucionan cada jornada.
Charlar con los oídos atentos y el corazón abierto a las palabras ajenas. Disfrutar de los abrazos de la familia, del aire que despeja la mente, no se, tantas cosas que me parece una eternidad que no hago…
Me debilito como una planta en una maceta olvidada, carente de lágrimas, de humedad, de interés, se va retorciendo sobre sí misma secándose, perdiendo el lustre, hundiendo su apostura en una renuncia consciente a la luz para convertirse en limo y fundirse en una noche reparadora, prometedora, buscando la fuerza en los elementos que la alimentan.
La cercanía de tiempos inestables me agitan y ponen patas arriba mis presente, y para colmo de males, he descubierto, que cada vez más, cuando algo me confunde, hace que me esconda más y más dentro, tanto que apenas me quedan ya palabras que compartir, rehuyo de todo…me siento como un cactus…eso es, esa es la imagen que podría reflejarme.
 

Simplemente, un libro.

 
SIMPLEMENTE, UN LIBRO.
 He aprendido a través de la lectura muchas de las cosas que ahora descubro que me mantienen equilibrada ante las sacudidas de la vida. Hoy, para mí, la lectura es un privilegio del que disfruto poco, puesto que mi rutina diaria apenas me deja tiempo para ello, o quizás, el tiempo que me deja, me resulta insuficiente para satisfacer esa hambre de lectura que permanece siempre latente en mi.

Hoy he leído un libro que, por su procedencia, he apurado con especial premura, arrancada del presente, me he suspendido en un mundo de letras que llenaba mi cabeza como única realidad, como única necesidad, curiosamente, mi día a discurrido paralelamente en calma, una calma que hacía mucho tiempo que no experimentaba, que no se percibía a mi alrededor, un día fuera de mis días que me mostraba aquello que siempre he querido, que me mostraba esa imagen que esbozaba siempre en mi cabeza sin terminar de hacerla nítida.

Un libro, otra vez, pinta un día de mi calendario de un rojo festivo, especial. Es un libro que llena de silencios el alma, de esperas, de suspiros. Un libro que se lee quietamente, con miedo a interrumpir las escenas que, página a página se van desarrollando.

Al final, solo un nudo en la garganta, una dulce sensación de tristeza, descubrir que, los sueños incumplidos de uno, tan solo son, una minúscula gota de agua en un mar de sueños incumplidos.

Quizás tal descubrimiento y la aceptación e interiorización de esa verdad, sea el secreto para conseguir navegar con buen rumbo por ese océano.

Tras mi ventana

 
TRAS MI VENTANA
 Amanecer, y abrir mi ventana esperando tus letras, esas que hacen de mi mundo un lugar mejor. Hacer deslizarse mis ojos por tus líneas, ávida por sentirte, de disfrutarte aunque sea en un montón de oraciones que son tuyas, que te acercan a mi, que me arrastran a ti.
 
Amanecer, y abrir mi ventana esperando tus letras, y sonreír o llorar por la infantil exaltación que despiertan… como si fuesen promesas, veladas confidencias, entregas a cuenta, pequeñas piezas de un puzzle que llegan a la espera de ser completado.
 
Amanecer, y abrir mi ventana esperando tus letras, me hace impermeable a las tormentas, medicina adecuada para el alma golpeada. Imaginarme tras un portón a la espera de la llegada triunfal de un embajador que porte entre sus manos esas pequeñas dosis de ventura.
 
Amanecer, y abrir mi ventana esperando tus letras, no puedo imaginarme el día de otra manera, y espero, a veces espero tanto…que paso los días, tras mi ventana.

A mi madre

GURE AMA (Nuestra madre)
 
Cuando el frío aprieta, un abrigo de cariño son tus brazos,
y si algo nos hiere, son tus besos tiritas para el alma,
no hay pesadilla que no huya al atento celo en tu desvelo,
ni sueño que no se alce cual cometa propulsada por tu aliento.
 
Vitamina que nuestro agotamiento combate,
risa generosa que ahuyenta fantasmas,
entrega que nuestro hambre sacias
y llanto que nuestra sed despiertas.
 
Eres fruto y semilla
y hoy, un día mas,
GURE AMA.   (Nuestra madre)