Archivo diario: 8 junio, 2007

Lo cotidiano

 
Cotidianidad
 
En su mundo de cristal
solo había una verdad, estaba sola.
 
Y se envolvía en el mar
para dejarse llevar, cual caracola.
 
Con la lluvia en su mirar
ocultando su penar hasta su alcoba.   
 
Y en cada huella
que iba labrando
toda aquella ingenuidad
iba sangrando.
 
Se hizo lento su vagar
como balsa que se va, entre las olas
 
Pero a pesar de su herida               
se iba aferrando a la vida, roja amapola.
 
Cuando ya no pudo mas
renunció a su libertad, selló su boca.
 
Y en cada huella
que fue quedando
se adormiló su verdad
en el desencanto.
Anuncios