Archivo mensual: diciembre 2007

Buenos Deseos

200485966-001

¡ FELIZ NAVIDAD! Con naturalidad…
 
 
Y que este año os sea muy, muy próspero a todos.
 
 
sb10061318j-004
¡FELIZ AÑO NUEVO 2008!
 
Anuncios

¿CUANDO SE PERDIO LA NAVIDAD?

sb10063805d-001

¿Cuándo se perdió la Navidad?

 

La Navidad es un viaje muy especial que antes se preparaba y cuidaba con esmero. Era un viaje especial que se emprendía en compañía y en el que se podía compartir la mochila durante la caminata. Una mochila que no solo contenía cosas que uno portaba sino que tenía espacio suficiente para ir añadiendo algunas otras interesantes que durante la travesía podían encontrarse o que alguien te regalaba.

A veces, uno tenía tendencia a llenar la mochila de demasiadas cosas, la abundancia es lo que trae, la incapacidad de poder elegir o distinguir lo verdaderamente necesario. Pero un viaje así hacía que cada quién diese nuevamente el justo valor a cada elemento que añadiésemos en ella.

El alimento tenía la importancia ajustada al momento. Había otro tipo de alimento que hacía crecer, igualmente, a quienes iniciaban aquel viaje. Quizás un alimento que tanto se transportaba como se encontraba y compartía en el camino. La fe, la amistad, la hermandad, la verdadera solidaridad (no la televisiva) la familia, la humildad, la sencillez.

Lo que ahora podemos ver convertido en espumillón, bolas de colores, cintas, campanillas y accesorios de fiesta.

Uno no hacía el viaje solo, ¡jamás! Y si así lo iniciaba, enseguida había quien se unía, caminando contigo, alisando a veces el camino, aliviándose así desganas mutuas, disfrutando de “victorias” y manteniéndose en las decepciones. Como buenos pastores, unos de otros, como aquellos que hicieron el primer viaje en aquel día especial de natividad, aunque nada tenga ver con lo que hoy llamamos “Navidad”.

Aquel viaje no siempre era fácil, ni llano el caminar, a veces podían notarse molestias, sentíamos el peso de aquello que  se llevaba encima y que iba entorpeciendo cada paso. Y  aquella marcha nos ayudaba también a liberarnos del lastre recogido durante el año.

Cuando acuciaba el cansancio, la fatiga, uno sentía el apoyo, el empuje de quien le rodeaba.

Por todo ello, cada día que el final del viaje se acercaba, la alegría, una alegría franca, iba creciendo en cada corazón de quienes caminaban y de quienes se encontraban en el camino, se expandía, se contagiaba como un virus invernal.

La meta, tras una Noche Buena festejada desde el regocijo de un viaje fértil, renovadas las ganas de continuar aquel otro viaje, el de la vida cotidiana, con esperanza, llenaba de calor las casas y los corazones, y las sonrisas eran blancas, como la nieve, y las miradas brillaban, como las más hermosas luces de neón.

Pero, un día, creo que cerré los ojos, estaba demasiado cansada, o quizás desfallecí. Cuando volví a abrirlos, la Navidad no estaba, miré a uno y otro lado ¿Cuándo se perdió la Navidad?.

 

Hoy me he sentido más detenida que nunca.

Oasis

HOY ME HE SENTIDO MAS DETENIDA QUE NUNCA…
 
Siempre he caminado mirando hacia delante. Aun cuando mirara con insistencia, pero con discreción, por encima del hombro aquello que iba pasando a formar parte del ayer.
 
Apegada a cada instante aunque con la mano tendida hacia delante caminaba con mayor o menor garbo.
 
Hoy mantengo la mano recogida contra mi pecho. No me atrevo a tenderla, y el pasado es algo que no deseo mirar demasiado.
 
Es como caminar sobre un estrecho y elevado puente de maderos suspendido sobre un precipicio.
He de asegurar mis pasos, cada paso, y ello me vuelve temerosa, vacilante.
 
A pesar de saber que la vida es como el agua que no podemos retener entre nuestros dedos, que tan solo podemos dejar que nos empape, que nos cale porque seguirá su curso, sigo sin querer mirar hacia el mañana.
 
Siempre he sido un poco "mañana" y ahora en cambio, sobrevivo en el hoy.
 
Quisiera frenar mi vida y tomarme unas vacaciones, haciendo mías unas estrofas de una preciosa canción solo me queda pedirle a los reyes magos…"Dadme una isla en el medio del mar…llamadla libertad".
 

Generaciones

 
 

369139

 

GENERACIONES

 

Recorrerás con tu luz

la calma de mis tardes

deslumbrando con tus risas

las sombras que me abaten.

 

Arrancarás de mis labios

palabras languidecidas

transformadas por tu brío

en risueña algarabía.

 

Filtrarás en tu mirada

el poso de mis lamentos

templando a la vez mi alma

desterrándome el silencio.

 

Serás tu, retoño mío

en este ocaso que arriba

quien devuelvas con tu amor

el  afluir de la vida.

Unos trazos

 
y1pspwI-Y84tp8mI43cHth7gAv0GMjiGu89jvSunzFtQJqvrD36FPnkp5-rMYUxuT6I
UNOS TRAZOS
 

Templa tormentas

derramando colores

el arco iris.

 

Como óleo blanco

la nieve redibuja

toda la tierra.

 

Inmenso neón

alumbras los desvelos

de cada noche.

 

Juegan las nubes

a ocultar con sus velos

la blanca luna.

 

Dócil frente al mar

me arropa con sus olas

sobre la arena.

 

Hidalgo altivo

tus brazos contra el viento

molino mío.

Tras el incendio

es tiempo de esqueletos

carbonizados.