Archivo mensual: marzo 2008

¡Perdóname!

Perdon7
 

¡Perdóname!

 

¡Perdóname!

Otra vez se me ha caído la cajita que contenía la sensatez

Se han esparcido por el suelo el juicio, cualquier sentido y la paciencia

Apenas pude esquivar las gotitas de respeto desprendidas por el brusco zarandeo

He pisado sin querer las lágrimas que vertías en mi atropello

Y todo lo hice sin querer

Me giré frente a un mezquino lance

Provocando con mi gesto que aquello que celosamente intentas conservar

Se derramase de nuevo.

¡Perdóname!

Perdona por el dolor que he visto en tu mirada

Y todo lo que no he podido rectificar.

Hay contratiempos irreflexivos que provocan un dolor lacerante por su misma naturaleza.

 

Fortaleza

200572574-001
 

Firmeza

 

Cuando un fuerte viento

nos golpea en pleno rostro,

todo es más difícil,

simplemente el caminar.

 

Ha de resistirse como un árbol

adaptarse como un junco

que la crudeza de la vida

no nos termine de arrancar.

 

Y cuando pasen las tormentas

mirar aquello que aun nos queda

abrir las manos y que éstas queden tendidas.

 

Arribarán como palomas

otras de aquellos que nos aman

amortiguando el dolor de las heridas.

 

Y nuestros pétalos dañados

cubriendo el suelo que pisamos

nos servirán para marcar nuevos caminos.

 

Quizá el aspecto haya cambiado

mas si el aliento sigue intacto

las cicatrices serán parte de un pasado

…estando vivos.

 

Aventura

200516365-001
 

Es oscura la noche
sin embargo, has hallado mi rastro.

Me miras, te miro

inevitable tropezar con los muros

que ambos elevamos

con todo estás,

estoy.

 

La distancia es limitada

y  por ello,

asedias mi posición,

y yo, esquivo la tuya.

 

En tu noche de caza

no soy presa

soy señuelo,

y no estoy a tu alcance.

Descubierto un lugar desde el que mirar,

alto, cómodo, indeterminado,

la apatía.

 

Y enfrento tu mirada voraz,

tu sonrisa licenciosa

tu caricia carnal.

Soy vulnerable y respondo.

 

Pero no te confíes

no soy tuya

no tengo dueño

no tengo sueños que me acerquen a ti.

Me dejo ser y tu eres.

En una noche oscura

encontrados, tu y yo,

sombras que se cruzan.