Archivo mensual: junio 2008

…Noticias…

sb10066528a-001

 

I

 

A tu paso

por patrias revueltas

se adhiere el limo a los zapatos

dejando una huella

indeleble de escombro y decadencia.

 

II

 

Sabes de tormentas

cuyos truenos rugen

por bocas de fuego,

elevando al cielo el olor

a tierra salpicada de llanto.

 

El ayer, hoy y quizás mañana.

sb10063869c-001

Límites

 

Derrumbarme en tus brazos…

Recógeme si tienes fuerzas,

si evitas que caiga

resurgirás triunfante en esta justa.

Si caigo,

se derrumbaran los castillos

erigidos en nuestro universo.

 

Cerrar los ojos, precipitarme al vacío…

En ese espacio que nos separa,

si eres tu

tus manos retendrán nuestros destinos.

Si solo hay sombras,

el viento avivará las velas

desordenándonos el rumbo.

 

Hoy es, 

renunciaras al silencio,

suprimiré el conformismo,

romperemos la mordaza que silencia los latidos.

 

No soy quien fui

ni seré quien quise ser,

no encontrarás lo que buscabas

pero devolveré el espíritu a mi vida,

y extenderé al fin mis alas.

 

 

 

 

La templanza de tu inocencia

Y es la tercera…

Tu pequeña presencia

es el dulce premio con que
la vida

neutraliza el amargo sabor

de negros días.

 

Velando tu descanso

desfilan mis sueños tras
tu mañana,

a través de ese quieto
perfil

que duerme en calma.

 

Perdida en tu mirada

hoy, querubín mío, se calma
el pecho

en el cristalino reflejo

que al llanto llama.

Otras voces

 

y1pAuA79q0OeqXOA9njB5d3AjGktMB0E2lKuBpk-fteGwGtVQHtGhRLC_BUmKdM9SARdxX4qtq0zrrEVL2Y504u8_Srix9_9hdi

 DISPERSA     

                         

        (tantas voces que atacan

        de repente…)

 

Anoche se marchitó una flor

en la ventana

aterida de amanecer en soledad

junto a los muros.

 

        (tantas voces irrumpen

        amarillas…)

 

Buscarse en el final de un libro

bajo la sombra del naranjo

traduciendo el horror

por los jirones.

 

        (tantas voces se adueñan

        insondables…)

 

Habría que arrinconar las emociones

secarlas frente al sol como una hoja

escribir con la savia entre los dientes

probar sobre el desliz

en las raíces

hasta encontrar el punto

de equilibrio.         (Silsh…Silvia Spinazzola. Argentina 1958)