Archivo mensual: septiembre 2008

Soneto en verdes

image003

SONETO  EN VERDES

 

Entre verdes pinares su mirada

y en sus ojos, el verde de los pinos,

verdes son, de mi pueblo los caminos,

como verde es el color de la esperanza.

 

En la orilla del mar las verdes olas

salpican con su espuma el verde prado,

verde tapiz sobre el acantilado

y en sus verdes, las rojas amapolas.

 

Ya no volveré a ver sus verdes ojos

entre praderas verdes confundidos,

las olas verdes guardan sus despojos.

 

Ahora son negros los verdes pinos,

ya no podrá ser verde mi esperanza

y negros son los verdes del camino.     (Palmira  Merino)

Anuncios

Breve

sb10069545w-001
BREVE

Hoy es gris el día, jueves. La cama me invitaba a quedarme confortable entre sus sábanas cálidas. He estado a punto de abandonarme a tal tentación. Hay veces que uno no desea despertar, ni levantarse, ni enfrentarse a las obligaciones, los sentidos también envían señales de advertencia.

Por supuesto, he llegado tarde. Tarde a desayunar, tarde a la ducha, tarde a vestirme, tarde a recibir los buenos días, así que corriendo tras los minutos, me he incorporado a otro día más, ¡tarde!.

Te pienso tanto…que lleno todos los espacios libres entre obligaciones y necesidades, de ti.

Hoy te pienso más, voy por detrás del mundo, un paso por detrás, eso me pasa por llegar tarde, pero me deja más tiempo para pensar en ti.

Siento que nuestro silencio se expande invadiéndolo todo, cada cosa que hago, aquello que me rodea, se convierte en nuestro silencio.

Pero es nuestro, y tú, estas en él. Y así no estoy sola, porque te siento hasta en el silencio.


Confusión

 Pajaros

 

 

CONFUSION

 

Vaporoso tul negro

que tu rostro cubre,

y confiriere a tu lumbre

mas misterio si cabe.

  

Agrestes columnas,

esbeltas guardianas,

extienden sus palmas

en cunas de arena.

 

Y colma tu brillo

pupilas perdidas,

que lloran heridas

pidiendo tu abrigo.

 

Soy beso que colma

tu anhelo de sueños,

áspid que se oculta

en lechos desiertos.

Ingenuidad

 oscuridad
 
INGENUIDAD

Arrollada,
roja flor sobre el asfalto.

Seducida sutilmente
con ayuda de otras flores.

Por lucir una solapa
en un traje de inmodestia.

Y en el desenlace nocturno,
entre brillos y fantasmas,
ser simplemente el saqueo
de las artes de un bandido.