Archivo mensual: octubre 2008

Todo lo contrario

y1pspwI-Y84tp_7pgOMgIiQCf7h7LdOmuz5lVUTGT-Rqoqr2IFm6imGOEfTuz1vHI8P (By Jaden)

TODO LO CONTRARIO

 

         Veamos – dijo el profesor – ¿Alguno de ustedes sabe qué es lo contrario de IN?

         OUT – respondió prestamente un alumno.

         No es obligatorio pensar en inglés. En español, lo contrario de IN (como prefijo privativo, claro) suele ser la misma palabra, pero sin esa sílaba.

         Sí, ya sé: insensato y sensato, indócil y dócil, ¿no?

         Parcialmente correcto. No olvide, muchacho, que lo contrario del invierno no es el vierno sino el verano.

         No se burle, profesor.

         Vamos a ver ¿Sería capaz de formar una frase, más o menos coherente, con palabras que, si son despojadas del prefijo IN, no confirman la ortodoxia gramatical?

         Probaré, profesor: “Aquel dividuo memorizó sus cógnitas, se sintió dulgente pero dómito, hizo ventario de las famias con que tanto lo habían cordiado, y aunque se resignó a mantenerse cólume, así y todo en las noches padecía de somnio, ya que le preocupaban la flación y su cremento.”

         Sulso pero pecable – admitió sin euforia el profesor.

 

(MARIO BENEDETTI. Despistes y franquezas)

Anuncios

Mi tierra

200415521-001
 

                    MI TIERRA

De entre la niebla empapada de los bosques

escucho tu voz, tierra mía,

acompañada de la frescura imperiosa de tus ríos

me mece como a un junco tu clamor.

 

Percusión que nace de tus entrañas

arrastrando en cada pulso

la esencia de la vida.

 

¡Curtida, conocedora, tenaz, herida… mi tierra!

Ánimo pétreo, glaucos tus cabellos cubriéndote,

coronada por el mar.

Ensueño

           Perdon2             

                       Ensueño

Hoy he bajado a buscarte, sentía de nuevo ese dolor en el pecho y no pude esperar más.

Solo tú eres capaz de aliviarlo, tu y tu modo sorprendente de amarme. Estabas dormido y no he podido despertarte. He tenido que acercarme a tu lado, sentía el dolor persistente aun y he pensado que mejoraría tan solo si te sentía cerca. Intentando dejar un dulce beso en tu frente, tus labios se han cruzado, sugerentes, relajados  y atraída por ellos he tenido que rozarlos, una vez, una sola vez, y su sabor se derramó en los míos y cual antídoto, inundaron cada rincón de mí, segando tristezas, espantando dolores, llenando de color mi interior.

Así te tenía junto a mi, dormido…y sonreías, quizás al fin te había despertado. Pero tus ojos seguían ocultos, escondiéndose de mi. Alzando la mirada me aprendía aquella estancia. Nuestra casa, nuestra habitación, nuestro lecho.

Solo un suspiro, un parpadeo nada más y ¡Ya no estabas!… Ni la habitación, ni el lecho, ni la casa, ni el paisaje, ni la sensación.

Solo estaba el dolor, ese dolor en el pecho con cada pálpito que gritaba tu nombre.

Hoy es miércoles, quizás el despertar no ha sido el mejor pero… es época de virus.

 

Lo que no puede escribirse

lapo3055

LO QUE NO PUEDE ESCRIBIRSE  

He descubierto la dulzura del mundo a través de los resquicios de la realidad, no existe nada que no sea superable por la magia de la fantasía.

Nubes que en el cielo nos  marcan la dirección del viento, con el que discurrir traviesos, indómitos.

La promesa de un espíritu en calma, si se une a la plenitud que la naturaleza nos ofrece, nos susurra, nos promete…

Conseguir que los sueños nos alcancen, no alejarnos demasiado de ellos colocando entre éstos y nosotros las obligaciones que nos empujan hacia la tierra arrastrándonos por el gris y duro asfalto.

Dejarse volar a través de una canción, de las notas intangibles que como pompas de jabón, resultan temporales, mundos que se nos muestran para desaparecer cuando la materialidad del aliento las roza.

Poder ser lluvia sobre nuestro dolor, que cale en él, fortaleciendo los puntales que sostienen la esencia de cada uno, sin temor a ahogarlos.

La propia existencia a través de lo que jamás seremos.

Quiero ser, es una lucha con lo que soy. Necesito una tregua, o al menos, alcanzar el equilibrio que les rinda.

 

Soplo

 22

 Soplo

 Juega,

sobre la promesa de una ofrenda

rojo el corazón, vestido verde

sosteniendo el alma

entre sus  alas

repletas de colores otoñales.

 

Contempla,

meciéndose en el viento, delicada,

esbelto el talle, traje de zambra

deleites y tormentos

prometiendo,

mariposa yo y tu, la rosa.