Archivo mensual: noviembre 2008

Un hermoso diccionario

Imagen2

Un diccionario diferente

 

Amistad es compartir la vida con quienes quieres bien, por más diferentes que ellos sean.

Amor es cuando el resto de tu vida no te es suficiente para compartirla con esa persona especial.

Angustia es un nudo muy bien apretado en el medio de la tranquilidad.

Ansiedad es cuando los minutos parecen interminables para conseguir lo que se quiere.

Culpa es cuando tú estás convencido que podías haber hecho algo diferente, pero ni siquiera lo intentaste.

Felicidad es un momento que no tiene prisa ninguna.

Indecisión es cuando tú sabes muy bien lo que quieres, pero te parece que deberías optar por otra cosa.

Interés es un signo de exclamación o de interrogación en el final del sentimiento.

Intuición es cuando tu corazón da  un salto en el futuro y vuelve inmediatamente.

Lucidez es un acceso  de locura al contrario.

Nostalgia es cuando el momento trata de huir del recuerdo para suceder de nuevo y no lo consigue.

Pasión es cuando, a pesar de la palabra “peligro”, el deseo llega y se hace cargo.

Preocupación es como un pegamento que no deja salir de tu pensamiento lo que todavía no sucedió.

Presentimiento es cuando pasa por tu mente el “trailer” de una película que puede ser que ni suceda.

Rabia es cuando el león que vive en ti, muestra los dientes.

Razón es cuando el cuidado aprovecha que la emoción está durmiendo y agarra el comando.

Recuerdo es cuando, sin autorización, tu pensamiento remuestra un capítulo.

Seguridad es cuando la idea  se cansa de buscar y para.

Sentimiento es la lengua que el corazón usa cuando necesita mandar algún mensaje.

Tristeza es una mano gigante que aprieta el corazón.

Vergüenza es un paño negro que tú quieres para cubrirte en aquella hora.

Voluntad es un deseo que nos incentiva a hacer nuevos descubrimientos.

 

 

Anuncios

Escritores

Quiet_2_by_BoomBoomBa
CONTEMPLANDO EL JARDIN AJENO
 
"Da al tonto mil inteligencias y sólo querrá la suya"
Dice un provervio árabe. Comenzamos a plantar el jardín de nuestra vida y, cuando miramos al lado, reparamos en que el vecino está ahí, espiándo.
 
Él es incapaz de hacer nada, pero le gusta ofrecer ocurrencias disparatadas sobre cómo sembramos nuestras acciones, plantamos nuestros pensamientos, regamos nuestras conquistas.
 
Si prestamos atención a lo que él dice, acabamos trabajando para él y el jardín de nuestra vida será idea del vecino. Acabaremos olvidando la tierra cultivada con tanto sudor, fertilizada por tantas bendiciones. Olividaremos que cada centímetro de tierra tiene sus misterios y sólo la paciente mano del jardinero puede descifrarlos. No vamos a prestar atención al sol, a la lluvia y a las estaciones…para centrarnos sólo en esa cabeza que nos espía por encima de la cerca.
 
El tonto al que encanta ofrecernos opiniones disparatadas sobre nuestro jardín nunca cuida sus plantas.
 
(PAULO COELHO. Como el río que fluye)

Poetas

Imagen14
"Ser como el río que fluye
silencioso en medio de la noche.
No temer las tinieblas de la noche.
Si hay estrellas en el cielo, reflejarlas.
Y, si los cielos se cubren de nubes,
como el río, las nubes son agua;
reflejarlas también sin pena
en las profundidades tranquilas."
 
(MANOEL BANDEIRA. Uno de los nombres de la poesía moderna Brasileña)
 

Poemas de Autores

x1pnwjjkhj3oy6f1davujr3so4
 

¿EL MUNDO TIENE FIN?

 

“¿El mundo tiene fin?”, pregunta mi hija

mientras vamos camino del colegio.

¿Qué puedo responder? Yo no sé nada.

Sé que el mundo respira acompasado

si yo no tengo miedo. O que jadea

igual que un moribundo, cuando tiemblo.

Porque el tiempo es un ácido, y a todos

nos desfigura y roe. Y sé que somos

un cristal que se rompe, en el que brilla

un segundo de luz, y luego escapa.

Sé que somos espera, tiempo, miedo.

Sé que somos auroras y mentiras.

Sé que somos un paso entre las sombras.

Y la luz que a las sombras acompaña.                     ( Eduardo Jordá)

Intensidades

Pensamiento

INTENSIDADES

A veces el dolor es intenso, brusco e insoportable. Como el de una herida abierta de golpe. Dan ganas de gritar, incluso marea. Pero pasado el momento inicial de pánico, se consigue restablecer la calma y entonces, ya no parece tan fuerte.

Pero otras veces, el dolor es ahogado, profundo. Alimentándose de cada latido, prolongado y susurrante. Como una semilla que va germinando y en su progreso, se apoderase de la voluntad de quien lo padece. Se puede sentir como un hilo del que se tira, desmadejándolo a uno.

No hay posibilidad de calma en este dolor, ni sensación de alivio alguna, no parece disminuir jamás, se aferra a la garganta quebrándote las palabras y va apagando el aliento hasta vencer el ánimo, parásito de la humanidad que cada uno guarda.  A veces acaba por rendirse ante una dura resistencia, que muchas veces, suele provenir del exterior, como diques que soportan nuestra estructura.

Qué difícil es aliviar el dolor ajeno cuando el propio aun parece, aunque espectralmente, amenazar con doblar nuestro arresto.

Resaca

82551178

Resaca

Te precipitas,

despiertas de nuevo

de la quimera de unas aguas quietas.

 

En tu blancura

se oculta el secreto

de un verde esmeralda, que son tus celos.

 

Y son las olas,

coraje salobre

rompiendo implacable contra la arena.

La vida

y1p8Y29vVq_hrF13G_iogRuDEhDqGLPeUXxqxNPZhFg9FIxEKTSaOKi7YsrJqWNRUyw

Existencia

Pasa el tiempo,

abandonan las hojas

el vínculo con el árbol.

 
Anhelando caer

sobre el cálido regazo

de la madre tierra.

 
Amorosa

las ampara, atenta,

atrayéndolas …

                          …de nuevo a sus entrañas.


Asi, como las hojas, todos terminamos por encontrar o por anhelar, de nuevo, el maternal abrazo.