Archivo mensual: agosto 2009

En la ociosidad

Pasa de pronto, se detiene el tiempo suspendiendo toda nuestra realidad. Como si durmiésemos despiertos y estuviésemos viviendo un sueño.

Y viajas a través del espacio encontrándote con viejas imágenes de uno mismo, o de aquellos con los que convivimos… Así los momentos robados a la vorágine de los meses llenos de obligaciones, nos suspenden, elevándonos a otro escenario.

Sobre un agua azul, que recoge el color de una noche engalanada de estrellas y que las encierra en el cristalino reflejo de su superficie, una mirada llena de preguntas busca ahogar el alboroto de los pensamientos que se agolpan en su interior como aguijones que espolean sus nervios.

Siendo como adicto al estrés, en terapia para la desintoxicación del consumo de días, meses y años de forma descontrolada, la paz es una sacudida tan brusca que puede provocar agujetas en nuestro interior.

Perezosamente, como si la banda sonora de nuestro momento fuera la sutileza de una balada de Chopin, la calma intenta acariciarnos la impaciencia. Lapso idóneo para que el ayer nos asalte, un ayer muy lejano, un ayer que en ocasiones podemos ver en los ojos de nuestros hijos.

En uno de estos instantes, he descubierto cuanto me duelen los años. Sentir como se disipan los sueños, la frescura de una risa espontánea de juventud, como languidece el alma al dejarnos vencer por la desesperanza, por el deber y la obligación, por el abandono de los propósitos, las aspiraciones y proyectos.

Si el remedio para todo ello fuera llorar, habría encontrado cura este padecimiento. Liberando el peso que se va cargando en cada paso y dejándolo correr, restos de un desastre arrastrados por una crecida.

Soy realista, no pienso que el encuentro entre el pasado y mi presente hayan conseguido que acierte en la fórmula para afrontar mi mañana de otra forma. Los malos vicios son difíciles de extirpar, animal de costumbre… tanta, que cada vez que tengo un momento de respiro, me encuentro con los mismos pensamientos una y otra vez.

Veremos como se nos da…

          Y… ¡Sí! Finalmente parece que, tras dos años sin ellas, nos hemos decidido concediendonos la oportunidad de disfrutarlas, veremos cómo se nos da y cómo resulta nuestro regreso… hasta entonces FELICES VACACIONES a los que las disfruteis y PASADLO LO MEJOR POSIBLE a los que trabajeis.
          Para todos, un beso.
 

 
 

Cuestión de matices

PERSPECTIVA

 

A veces los colores cambian,

las rosas son verdes,

o violetas las hojas.

Momentos en que la lluvia

está en nuestro interior,

ahogando la esperanza

mientras a nuestro alrededor,

todo se marchita.

Se me olvidó mi libro,

y mi mar,

los dejé juntos.

Los perdí de vista al buscar,

pintando el cielo,

mariposas azules.

Anduve extraviada

hasta encontrar tus huellas

marcándome el camino.

La cerradura estaba oxidada

pero nos prometía

un resquicio hacia el encuentro.

Y en medio de este desierto

renació la primavera.

Eran muchas las secuelas

de esta guerra de silencios,

pero aun en pie,

sombras del ayer,

podíamos mirarnos a los ojos

y sonreír.