Archivo mensual: octubre 2009

Apeadero… (Búsqueda de nueva perspectiva)

Apeadero

 

Quizás ya no sienta mariposas en mi estómago

lo cierto es que revolotean

como negras sombras

a mi alrededor.

 

He convertido mi camino en travesaños de una vía

acaso buscando ese tren

que partió o tal vez

apeándome de él.

 

Todo se tiñe de negro en señal de duelo

por el corazón que sostienes

prendido de alfileres

entre tus dedos.

 

No hay color en los paisajes que se suceden

y no tengo ganas de pintar,

en este desaliento

se diluiría todo.

 

No camino a ciegas solo llevo vencidos los párpados

descanso la retina de la realidad

reservando el aliento

para la esperanza.

 

No he caído aun pese a mi paso vacilante

deseo detenerme y respirar

ver si puedo interpretar

la orografía de la vida.

El tiempo no perdona

 

Cita

YouTube – Cómplices – A veces
    

                        A VECES

A veces hay un mundo entre tus ojos y los míos
y no es fácil cruzarlo en tan solo 80 dias
las aduanas crecen y los mapas me confunden
cuando tu no me esperas al final de la autopista

A veces nacen mares entre tu boca y la mía
y sus olas salvajes no permiten ni un crucero,
vagando por el puerto de tu auscencia me derrumbo
y cada vez que miro el horizonte está más lejor.

Pensar... que un día confundimos
los labios las manos los brazos,
y ahora que sangras no me duele
y ahora que muero no te mueres.

A veces hay mil nubes entre tu frente y la mìa
y ya no daría nada por saber tus pensamientos
y no es que no me importe pero tampoco me salva
del tedio que reflejan hace tiempo los espejos.

A veces un muro entre sueños y los mios
un muro invisible que en silencio levantamos
no es que no queden fuerzas para ir a derrumbarlo
esque no quedan ganas ni siquiera de intentarlo.

Pensar, que un día confundimos,
los labios, las manos, los brazos,
y ahora que sangras, no me duele,
y ahora que muero no te mueres.

Pensar, que un día confundimos,
los labios, las manos, los brazos,
y ahora que sangras, no me duele,
y ahora que muero no te mueres.

A veces hay un mundo entre tus ojos y los míos
y no es fácil cruzarlo en tan solo 80 dias
las aduanas crecen y los mapas me confunden
cuando tu no me esperas al final de la autopista.

Pensar, que un día confundimos,
los labios, las manos, los brazos,
y ahora que sangras, no me duele,
y ahora que muero no te mueres.

pensar...

Y ahora que sangras mo me duele
y ahora que muero, y ahora que muero,
y ahora que muero no te mueres.

Mis haikus

Entre las cumbres

los jirones de nubes

caen descuidados.

                              Lloran los montes

                              transformando su pena

                              en ríos bravos.

 Surcas los mares

perfil impetuoso

de pluma blanca.

                               La tortuga huyó

                              desistió en su carrera

                              contra la liebre .