Archivo mensual: noviembre 2009

Ni tu ni nadie… VII

Y qué mas da cómo sea el camino si al final, optarás por un atajo de los que prometen la felicidad instantánea.

Anuncios

Ni tu ni nadie… VI

Me prometiste besos encendidos, pero terminé perdiendo el carmín de mis labios entre los marchitos pétalos de cada rosa, rojo pasión, que esperaba redimir el desengaño de tu ausencia.

Ni tu ni nadie… V

 

Cuántas tormentas más han de derrotarme para que comprenda al fin que no soy pez, ni soy nave, ni soy ola… ni tú mi mar.

Ni tu ni nadie… IV

 

En el cansancio de la noche dejo que mis sueños me eleven sobre enormes alas que se extienden como promesas hacia el firmamento que esboza tu imagen hecha de estrellas, y cuando al fin me elevo, termino, cada amanecer, cual Ícaro, derrotada por un sol que no esconde la realidad.

Ni tu ni nadie… III

Ayer encontré una pluma y quise dejar que ella guiara mi mano en este mi mundo de palabras. Sobre el papel se extendió la sangre derramada en nombre de la paz.

Ni tu ni nadie… II

 
En un rancio mercadillo donde todo se compra y se vende, donde los precios se susurran  entre mercaderías nuevas y viejas expuestas en tenderetes improvisados que no guardan del frío ni del hambre, encontré una verdad de saldo, y me la puse. Nadie se ha dado cuenta, creo que está pasada de moda

Ni tu ni nadie… I

 

He encontrado tu mirada, revolviendo entre las viejas cosas confinadas en cajas que se apilan en las esquinas de mi alma. Esa que hablaba cuando tu callabas, y que no sabía descifrar. Recuerdo que por eso la guardé, quizás algún día encontrase la forma de colarme en tu mundo.