Archivo mensual: noviembre 2010

En los días de tormenta

ROMPERSE

Dentro de un túnel que se estrecha

donde el aire se paga a precio de oro

y la vida solo vale lo que dura

confiando en quien camina de tu lado

de pronto te descubres en el aire

sin nadie que sostenga tú esperanza

o que tienda esa mano que te saque

del pozo en que los pasos te han metido

y las marcas de unos dedos que te niegan

se imprimen como a fuego en tu ánimo

perdiendo tu esperanza contra el viento

rendida a los pies del desaliento.

Anuncios

Poetas – Gabriel Celaya

APRENDE A TRAGAR

Té dirán: «Hay que pensar.»

Y tu no comerás,

sólo rumiarás.


Rumiarás el pensamiento

de las mil que te dan.

Y al fin, devolverás.


Devolver las que te dan

sin digerir, no es pensar.

Es tan sólo vomitar.

POR EL BOSQUE

POR EL BOSQUE

Perdámonos muchacha por el bosque
Sin dejar migas de pan o mil canicas
Veamos descender entre las ramas
La noche como un manto de ceniza

Perdámonos muchacha por el bosque
Sin brújula que oriente nuestros pasos
Hagamos un incendio que a los lobos
Asuste como asustan sus bocados

Yo cuidaré de ti, si no te importa
Y tú me acercarás tus pies desnudos
Iremos dando nombre a las estrellas
Mientras peinan senderos y arbustos

Perdámonos muchacha por el bosque
Sin pensarlo tampoco demasiado
Démosle un disgusto a tus hermanos
Mientras la ardilla huele nuestro rastro

Perdámonos muchacha por el bosque
Ahora que estamos bien enamorados
Busquemos madriguera entre la savia
Y cuando se haga tarde no volvamos

Yo cuidaré de ti, si no te importa
Y tú me acercarás tus pies desnudos
Iremos dando nombre a las estrellas
Mientras peinan senderos y arbustos.   (Cómplices)

Selenita por convicción.

He perdido tantas noches navegando

en  los mares argentinos de la luna

sobre barcos sin timón y sin fortuna

escuchando las sirenas y sus cantos.

 

En sus fases he brindado yo mi llanto

y la risa ha vuelto a mí con su reflejo

ansiando de sus labios ese beso

elevándome cual ave entre su manto.

MÚSICA DE OTROS… Traducciones y paráfrasis.


Ô TOI qui sur mes jours de tristesse et d’épreuve
seule recluis encor,
comme un ciel étoilé qui, dans la nuit d’un fleuve,
brise ses flèches d’or,

Aimable poésie, enveloppe mon âme
d’un subtil élément,
que je devienne l’eau, la tempête et la flamme,
la feuille et le sarment:

Que, sans m’inquiéter de ce qui trouble l’homme,
je croisse verdoyant
tel un chêne divin, et que je me consomme
comme le feu brillant!

¡TU  que sobre mis días de tristeza y de prueba
aun, sola, brillas como
un cenit estrellado que, en la noche de un río,
parte sus flechas de oro;

Amable poesía, rodéame el espíritu
de un sutil elemento,
que me convierta en agua, en sarmiento y en hoja,
en tenpestad y en fuego;

Que, sin las inquietudes que atormentan al hombre
suba hacia el cielo, verde
cual un roble divino; que me consuma igual
que una llama esplendente.

(Autor: Jean Moréas       Traducción y versión de Juan Ramón Jiménez – del libro Música de Otros )

Para tí… Piecitos.

Hegoak ebaki banizkio
nerea izango zen,
ez zuen aldegingo.
Bainan, honela
ez zen gehiago txoria izango
eta nik…
txoria nuen maite.
Si le hubiera cortado las alas
habría sido mío,
no se habría alejado.
Pero entonces
no habría sido más pájaro
y yo…
le quería pájaro.

ZORIONAK AMA!! Disfrutaremos de tu cumpleaños…

Volando entre las gaviotas

cabalgando sobre olas

se deslizaran tus sueños

extendiéndose en el mar.


Y cual corriente marina

se arrastraran en tus versos

tu dolor, tus esperanzas

tus anhelos, tu ansiedad.


En la luz de tus palabras

en las huellas de tus letras

encontrarán tu camino

los que te aman de verdad.