Archivo mensual: febrero 2011

Amor y otras cadenas…

Me buscas, amor

tanteando a ciegas el espacio

al notar que estoy ausente.

Me buscas, amor

ignorándome cautiva de mis tormentos

en un lugar sombrío.

Me buscas, amor

y mis manos, mariposas lastimadas

golpean esta celda de silencio.

Me buscas, amor

entre mis temores que se alzan,

barrera infranqueable.

Me buscas, amor

eso sueño yo en mi encierro

luz que aleje las tinieblas.

Me buscas, amor

¿No es verdad que me buscas?…

Anuncios

Solo desencuentros

DESILUSIÓN

De qué te sirven mis besos

no habito ese recipiente que retienes

has extendido tu negrura

a través de los eclipses provocados

ni siquiera tu aliento

podrá devolver  las ilusiones que tomaste

concédeme el armisticio

permite  que mis ruinas

reposen al fin en silencio.

Con una música diferente

MUTISMO

Tanto que decir y sin embargo

han enmudecido las palabras

se ha secado la tinta de los pensamientos

el corazón está cansado

y el alma ausente

difícil pensar en verde

entre paredes de hormigón

sin rumor de olas

sin estrellas en el cielo

solo luces de neón

deslumbrando la conciencia

para no ver

para  no oír

para no pensar

volviendo estéril la verdad.

FRENTE A MI

En pie frente a la inmensidad, con los brazos en cruz  enfrentándome a las nubes. No porto equipaje  ni prejuicios. Tan solo conservo mi fe y mi esperanza frente a la adversidad negra pero firme sin la luz del sol, aun en la penumbra expectante que mantiene la humedad y condiciones adecuadas para sobrevivir entre sombras.

Me resguardo en la irrealidad para medrar ante los muros que me enfrentan a cada amanecer, sin tener en cuenta ni murallas, ni colinas, ni encrucijadas a las que enfrentarse con la diaria carga de la resistencia. Las batallas que más me asustan son las que se desencadenan en mi interior.

Jugando entre máscaras

MIENTEME

Miénteme, si

qué importa una vez más

en este carnaval diario

donde el día es noche

y la noche un infierno.


Miénteme de nuevo

arráncame la honradez

que cae olvidada de mi atuendo

como hábito en desuso.


Miénteme y quema mis labios

cauterizando reproches

entre besos febriles

que me sumerjan en esta corriente

de  despreocupación colectiva.


Miénteme,

prométeme el cielo

sintiendo el suelo que pisamos

hundirse bajo nuestros pies.


Miénteme, si

hazme arder en la hoguera

de este baile de máscaras.