Archivo mensual: diciembre 2011

Un día difícil…

Tiemblo con cada revés sintiendo el coraje escapar en cada aliento. Nunca me he sostenido sobre firmes cimientos y reconozco que, aunque a veces me hacía tambalear, no me ha importado nunca demasiado porque el brío de la juventud me regalaba la fuerza de un coloso, capaz de sostener el mundo entre las manos si fuera necesario. Pero las inclemencias de la vida van transformando el terreno que piso aflojándolo, debilitándolo.
Cuento con momentos de pánico en los que la angustia y el miedo frente a la negrura que se cierne sobre el mañana no me dejan pensar en todas esas premisas que han de ayudar a superar las trabas, colocar una brillante sonrisa en el rostro y llenar los bolsillos de esperanza.
Tengo un método para desterrar el miedo, la música, y lo cierto es que lo logra en la mayoría de las veces pero, sin embargo, tiene una contraindicación, como todas las medicinas, incluso las del alma y que consiste en que de igual sutil forma con que barre los temores de mi interior, con ello también arrastra mi vulnerabilidad dejándola expuesta al salobre aguacero que suele seguirla.