Archivo mensual: noviembre 2015

DOMINGO

Un día intenso con la familia… La familia siempre proporciona días intensos. Necesarios estos días en los que el corazón pleno se relaja o contrae, al ritmo de los presentes. La unión que se respira, a veces, vuelve pesado el entorno, otras lo aligera, entre risas y recuerdos.

Pero uno saborea sus raices, se siente parte de algo. Escarba en su historia y revive episodios del pasado que resultaban livianos. Sin deberes ni reclamos.

Un alto para repasar el árbol genealógico que crece, entre el pasado y futuro, abonado en el presente. Un lugar para apoyarse a descansar en sus ramas, desentendíendose del mundo expterior para jugar en nuestra guarida.raices-de-arboles-frente

A VECES QUÉ HERMOSO ES SOÑAR

“¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.” (Como dijo Calderón)

0

Me he perdido esta noche
en un sueño
ha dejado un recuerdo
que me inquieta
no recuerdo su principio
ni la hora
los ojos cierro
conjurándolo de nuevo.

Extraviado mi mirar
entre la sombra
pesados pasos
que arrastran polvo del camino
ropas llenas de recuerdos,
confusos, descoloridos,
una mano que me aferra
y me detiene
haciendo que vuelva y mire
a través de sus cristales
transmitiendo su calor
a un corazón cansado
sin soltarme, tacto ansiado,
barriendo las telarañas
que aquietaban mi latir
descubriéndome mi imagen,
regalándome la suya
componiendo mi cuadrante
volver de nuevo a reír.

Dos corrientes
que se cruzan
para llegar a la orilla
olas que en un día se chocan
que vuelven luego a su mar
palabras que mi frente besan
que me invitan a soñar
no quise que el día llegase
no quería despertar
pero ya el sol despuntaba
y había que trabajar.

RETORNO

El tiempo vuela y soy incapaz de retenerlo. Me afano en encontrar formas de apresarlo y condensarlo para poder después exprimirlo y saborearlo.

Imposible disponer de un espacio preciso y precioso. Imposible soñar cuando no hay tiempo ni para dormir.

Retorno. Porque echaba de menos mi rincón, mi burbuja, mi espacio.

Un lugar donde mi camino cambió de rumbo muchas veces. Y donde encontré compañeros que aun caminan a mi lado.

Retorno, porque desandar los pasos, algunas veces, calma la ansiedad de ese futuro incierto y vertiginoso.

Retorno al fin, porque te echo de menos.tumblr_malpkozrCU1qm7yg5o1_500